Inicio / Noticias

Noticiasd’Icsuro i del sector surer


2020_jmf1237

Los últimos años se ha vivido una tendencia global al alza a favor de la rehabilitación y las soluciones constructivas más sostenibles. En este contexto, un material 100% natural como el corcho se convierte idóneo para contribuir a la construcción de edificios más ecológicos, sostenibles y energéticamente eficientes. De hecho, actualmente las soluciones constructivas con corcho ya son el segundo destino por orden de importancia dentro del sector del corcho.

Es en este escenario que los tapones de corcho utilizados y triturados son un activo interesante, no sólo porque son un ejemplo de economía circular que permite ofrecer una segunda vida por medio del reciclaje a un producto natural y renovable que estaría destinado a ir a compostaje , sino porque ofrecen prestaciones muy apreciadas en el ámbito constructivo. Así por ejemplo, según recoge el artículo Cork as a building material, a review (Knapic, S. et al 2016) gracias a su estabilidad química, física y biológica, el corcho es un gran aislante térmico y acústico para paredes exteriores, ofreciendo unos resultados similares a los de las espumas de poliuretano, tan frecuentemente utilizadas. Además, ofrece otras prestaciones muy apreciadas por arquitectos, ingenieros o diseñadores que trabajan con edificios verdes como la resistencia al desgaste o la garantía de durabilidad.

Según encontramos en la miniguía Nuevas Aplicaciones del Corcho coordinada por la Fundación Instituto Catalán del Corcho en el marco del proyecto GO Suber, los suelos, las juntas de expansión, las cámaras de aire y los revestimientos externos son los usos más comunes del corcho en edificios. En este campo, uno de los principales productos que se utilizan es el corcho aglomerado o los paneles de corcho aglomerado, que se elaboran mediante un proceso de aglutinación de granulado de corcho a través de una acción específica de compresión, temperatura y agente aglutinante, creando diferentes tipos de aglomerado.

IMG_2699

Gracias al impacto medioambiental positivo del sector del corcho, que cuenta con una huella de carbono negativa y retiene en consecuencia más dióxido de carbono del que emite, las soluciones constructivas que incorporan tapones de corcho triturados permiten almacenar CO2 durante un largo periodo de tiempo y su uso es, por tanto, un compromiso con una construcción sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

 

FOTO: Imagen cecida a ICSuro de una obra en una casa de Vilamaniscle (Alto Ampurdán)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Cerrar Cerrar